975-223344 correo@electroni.co
Seleccionar página

Un peregrino quería llegar al país de la Verdad. Colocó su mochila en el suelo y empezó a preparar el equipaje para la gran marcha. El problema era que no cabía todo lo que pensaba llevar. Le llevó un tiempo decidirse pero por fin tuvo que dejar algunas cosas porque pesaban mucho o eran demasiado grandes. Así, con su mochila al hombro, empezó su camino. ¡Qué largos y pesados se hacían los días! Poco a poco fue aprendiendo a deshacerse de algunas cosas que había creído necesarias al principio. Y así, con menos peso, y con la ayuda de los compañeros que se iba encontrando en su viaje consiguió llegar al país de la Verdad y ser muy feliz

Partiendo de que la Cuaresma es una oportunidad para cambiar podemos añadir que para recorrer un camino de conversión hay que ir abandonando algunas cosas. Si no es muy difícil empezar una VIDA NUEV

¿Qué representan la mochila, el camino o los compañeros?

¿Qué tendríamos que sacar de la mochila para caminar más ligeros?